Kate Moss, Alexa Chung, Olivia Wilde, Chaloe Moretz. O las blogueras del universo fashion Chiara Ferragni, Jeanne Damas y Alexandra Steadman. Todas andan obsesionadas con Freud…pero no con Sigmund, el ilustre padre del psicoanálisis. Están obsesionadas con Bella, la hija del fallecido pintor Lucian Freud y bisnieta del Freud psiquiatraBella Freud.

Y es que sí uno abre, casi por cualquier página, cualquier revista del corazón que se edite y venda en el Reino Unido, tendrá difícil no encontrar a una celebrity luciendo un jersey 1970 de Bella Freud. Y todavía no han visto nada. Y es que, siguiendo la tradición de los diseñadores anglosajones de diseñar un jersey navideño, Bella Freud ya tiene el suyo. Lo ha diseñado en colaboración con Kate Moss, es negro, luce la frase Fairtale of New York -en referencia a la canción navideña de The Pogues- y las ganancias que se obtengan, por su venta, irán a la organización solidaria Save the Children.

 

A los 12 años ya quiere ser diseñadora

Sin embargo, como la propia Bella Freud ha declarado en diversas entrevistas, llegó a sentir vergüenza por ello “en mi colegio me decían que dedicarse a la moda significa ser una nulidad intelectual”. Retrato de Bella FreudSin embargo, esto cambia a los 16 años, cuando, la hoy diseñadora, gustaba de ir a las tiendas de ropa de segunda mano, comprar prendas y adaptarlas a su estilo “es entonces cuando conozco a Vivienne Westwood. Nos hacemos amigas, voy a su taller a trabajar los sábados y acabo siendo su asistente”

 

Criada en el ambiente hippie de la capital británica –aunque luego quedara con su padre para comer ostras en algunos de los restaurantes londinenses de más postín-, Bella Freud dejó un Londres en pleno apogeo punk y marchó a Roma, donde vivió con un novio aristócrata y estudio diseño de modas. Lo hizo inspirándose en la sastrería y artesanías italianas. Todos aman a Bella FreudDespués de esto, los acontecimientos se suceden, al mismo tiempo que aumenta el grosor de su agencia de contactos…muchos de los cuales colaboran en su fundación, Hoping Foundation, de ayuda a los niños palestinos.

 

Antes de fundar su propia marca de moda y diseño allá por 1990, Bella Freud tuvo tiempo de escribir cuatro muy importantes líneas en su currículum profesional: fue asistente, como ya quedó dicho líneas arriba, de Vivienne Westwood, diseñadora de Biba y Jaeger y colaboradora de Barbour y Miss Selfridge. Ya en 1990 fundó su marca inspirada en el personaje de Claudine de las novelas de Colette “me encanta ese personaje, mezcla de timidez, mojigatería y provocación. Me pareció una combinación muy interesante”Bella Freud, la nieta diseñadora de Freud.

 

Bella Freud es una diseñadora de colecciones tan breves que podríamos denominar de culto. Algo sorprendida por las razones de su éxito (“las razones por las que la gente elige algo son bastante curiosas. Un famoso se lo pone y de ahí surge una gran oleada de interés”, ha declarado) no habíamos oído hablar de esta Freud desde hace bastante tiempo… concretamente desde, que, hace ya más de 10 años, Kate Moss luciera su suéter Ginsberg is Godn. Acerca de por qué y cómo empezó Bella Freud a interesarse por los suéteres, sucedió después que diseñará sandalias y bolsos para una pequeña colección de accesorios “entonces, un fabricante escocés de prendas de punto me preguntó si quería trabajar con él. Le dije que sí y al poco tiempo ya tenía veinte modelos distintos de suéteres”.

 

Pepe Varela/Pilar Vera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *